El vidrio es el elemento fundamental en el cerramiento si atendemos a la superficie ocupada. La Unidad de Vidrio Aislante (UVA), conocido anteriormente como doble acristalamiento o vidrio de cámara hace referencia al conjunto formado por dos o más láminas de vidrios monolíticos separados entre sí por uno o más espaciadores o intercalarios, herméticamente cerrados a lo largo de todo el perímetro. Las unidades de vidrio aislante, o doble acristalamiento, al encerrar entre dos paneles de vidrio una cámara de aire, inmóvil y seco, aprovechando la baja conductividad térmica del aire, limitan el intercambio de calor por convección y conducción. La principal consecuencia es un fuerte aumento de su capacidad aislante reflejado en la reducción de su transmitancia térmica U=3,3 Wm2K para la composición más básica 4/6/4. El aumento progresivo del espesor de la cámara proporciona una reducción paulatina de la transmitancia térmica. Este reducción deja de ser efectiva cuando se producen fenómenos de convección dentro de la misma (en torno a los 17 mm).

Es necesario prever la instalación de los dobles acristalamientos sobre carpinterías dotadas de drenaje, bien selladas y que impidan el almacenamiento de agua y humedad en el galce para evitar el deterioro de los sellantes y la pérdida de estanqueidad de los mismos.

Las propiedades térmicas de un doble acristalamiento son proporcionar un mejor aislamiento, incrementando así su eficiencia energética.

A la hora de valorar la eficiencia energética de un doble acristalamiento debemos analizar el comportamiento de la energía y la luz solar cuando lo atraviesa. Para ello es necesario conocer los siguiente conceptos:

Transmisión energética: Es la cantidad de energía que atraviesa un acristalamiento.

Reflexión energética: Es la cantidad de energía que es reflejada por un acristalamiento.

Absorción energética: Es la cantidad de energía solar que absorbe el vidrio, generando un aumento de temperatura en el mismo e irradiando dicha temperatura tanto al exterior como al interior del edificio. Este valor es indicativo del riesgo de rotura por choque térmico.

Factor solar (g): Es la relación entre la cantidad total de energía que entra a través del vidrio, respecto a la incidente. Es la suma de la trasmisión solar directa, más la absorbida por el vidrio e irradiada al interior.

Valor U: Es la cantidad de energía que atraviesa un metro cuadrado de acristalamiento, en la unidad de tiempo y por cada grado de temperatura de diferencia entre ambos lados del doble acristalamiento. También llamado valor de transmitancia térmica y se expresa en W/m2K.

Transmisión luminosa: Es la cantidad de energía luminosa que se transmite a través del vidrio, respecto al flujo luminoso incidente.

Reflexión luminosa: Es la cantidad de energía luminosa reflejada, respecto al flujo luminoso incidente.

TIPOLOGIAS DE VIDRIOS DE DOBLE ACRISTALAMIENTO

Vidrios Bajo Emisivos: Se trata de vidrios monolíticos sobre los que se ha depositado una capa de óxidos metálicos extremadamente fina, del orden de nanómetros fundamentalmente plata que es el metal de menor emisividad proporcionando al vidrio una capacidad de aislamiento térmico reforzado. Deben ir ensamblados en UVA (doble acristalamiento).

Vidrios de control solar: Pueden agruparse bajo esta denominación vidrios de muy distinta naturaleza: vidrios de color, serigrafiados o de capa. Si bien es a estos últimos los que normalmente nos referimos como vidrios de control solar siendo el mas utilizado en doble acristalamiento el vidrio control solar y baja emisividad dependiendo su utilización en función de la orientación donde esté ubicado.

Vidrio laminar de control acústico: La atenuación acústica de un doble acristalamiento depende de varios factores, el espesor de la cámara, el espesor de los vidrios, la diferencia de espesores de los vidrios que componen el doble acristalamiento ya que la combinación de diferentes espesores permite alcanzar un mayor aislamiento acústico y la utilización de laminar acústico. Este laminar está compuesto por butirales especiales, los cuales, sin perder sus propiedades de seguridad, mejoran en 3 dB el aislamiento acústico comparándolo con un laminar normal de su mismo espesor.

La combinación adecuada de estos cuatro factores puede llegar a alcanzar una atenuación acústica de has ta 50 dB.

 

Vidrio laminado de seguridad: El vidrio laminado es el resultado de la unión de dos o más vidrios intercalando entre ellos una o más láminas de PVB (polivinil butiral). La gran elasticidad del PVB le confiere una alta resistencia frente a impactos. Es por ello que ante un golpe sobre el vidrio laminado, la película de PVB absorbe la energía del choque y por su flexibilidad mantiene su adherencia al cristal.

Vidrio templado: El templado es un proceso por el cual se somete a un vidrio a una temperatura de 700ºC para luego sufrir un enfriamiento brusco de su superficie. El vidrio templado es cuatro veces más resistente que el vidrio recocido del mismo tipo y espesor. Cuando se rompe los fragmentos son relativamente pequeños y es menos probable que causen heridas.